Hace 10 años sostener una relación a distancia era muy difícil. No solo la distancia separaba a las parejas: los costos de las llamadas a larga distancia y la dificultad para tener un horario de encuentro dificultaban cualquier tipo de esperanza romántica. Pero todo evoluciona ¡hasta el amor! Hoy, los datos permiten que los enamorados permanezcan conectados en todo momento y desde cualquier lugar.

Algunos datos: en diciembre, que usualmente es uno de los meses en el que las parejas más se comunican, el promedio diario de consumo en datos fue de 430 Tera Bytes (TB).  El 63% de este tráfico de datos se concentró en servicios de mensajería, redes sociales, consumo de video y un dato no menor: en plataformas para conocer gente nueva.

En el mismo diciembre, el tráfico de voz siguió su tendencia a la baja. En promedio, las llamadas cayeron un 15% frente al mismo periodo del año anterior. “Muchas veces, los cambios más significativos se dan de una forma tan progresiva que casi no nos damos cuenta. Hoy en día, coordinamos la comida de San Valentín segundo a segundo por WhatsApp o Facebook. Hace 10 años, dejamos todo listo con una llamada al teléfono fijo”, comentó Marcelo Cataldo, presidente de TigoUne.

Ni hablar de cómo los datos desaparecieron las distancias. Todas las plataformas de mensajería instantánea cuentan con servicios de videollamadas que permiten ver a ese amor que está al otro lado del mundo con la mejor calidad y el mejor sonido. “Los más jóvenes pueden vivir una relación a distancia sin temores. Ni siquiera en nuestra época, tan sólo hace 10 años, era impensado podernos conectar con alguien en cualquier momento del día a un costo más que razonable”, expresó Marcelo Cataldo.

Nuevos amores digitales

Pero si los datos han sido necesarios para consolidar parejas, ni hablar del impacto que tienen los datos a la hora de iniciar una nueva aventura amorosa. Las historias de amor que han surgido gracias a plataformas digitales ya se cuentan por millones.  Plataformas como Tinder reportan que en el mundo cada día se ven más de 1.600 millones de perfiles y que semanalmente se agendan más de 1 millón de citas.  Cada vez es más común conocer historias de parejas (y familias) que nacieron por un simple mensaje o un corazón.

Así mismo, los contenidos multimedia no sólo se han multiplicado, sino que además han ayudado para afianzar las relaciones. El hecho compartir fotos o videos de las momentos felices que viven las parejas, en tiempo real, se convirtió en un método efectivo para establecer y llevar romances de una manera digital.

“Hace una década era una rareza salir con alguien que conocíamos por internet. En 2019, es algo cotidiano. Y no sólo eso: ahora nos podemos conectar con mayor precisión. La evolución de los datos hace que nuestras interacciones sean cada vez más precisas. Ahora, podemos conocer personas que compartan nuestras afinidades, nuestros gustos y todo con georreferenciación”, concluyó Marcelo Cataldo.