Cómo nunca antes, la frase “el futuro es ahora” cobra toda la relevancia. El presidente de TigoUne, Marcelo Cataldo, aseguró que el operador será el primero en realizar pruebas en redes 5G en Colombia. El anuncio fue realizado en el marco del Mobile 360 Latinoamérica, organizado por GSMA.

“Para TigoUne es un logro convertirse en el operador líder en la implementación de redes 5G. Esto reafirma nuestro compromiso con el país para que adopte un estilo de vida digital”, indicó Marcelo Cataldo.

Actualmente solo los países desarrollados tienen aplicaciones comerciales de redes 5G y en otros continúan las pruebas. En Latinoamérica únicamente Chile y Brasil están desarrollando la tecnología, luego de tener una competencia entre operadores en equilibrio.

Durante su presentación, Marcelo Cataldo destacó que “en 5G se están realizando una gran cantidad de pruebas a nivel mundial. Es necesario que los reguladores en Latinoamérica implementen medidas pro-inversión que permitan que los operadores tomen el riesgo de incursionar en redes de quinta generación”.

Para Colombia, el hecho de que un operador lidere las pruebas para desplegar lo que se conoce como “la red del futuro”, significa estar a la vanguardia en la región en términos de conectividad y acceso a tecnologías emergentes como el Internet de las Cosas.

Los retos las redes 5G

De acuerdo con estimaciones de Nokia, para el 2020 se espera que por cada persona haya alrededor de 15 a 20 dispositivos de todo tipo conectados. Hoy, esa cifra es de 3 a 4 equipos por persona.

Frente a esa demanda de conectividad se requiere de redes potentes con capacidad, cobertura y eficiencia. Por esto, el reto para todos los actores del Ecosistema Digital desde sus posiciones es aportar para que el despliegue del 5G sea exitoso.

Precisamente, el presidente de TigoUne hizo hincapié en el papel que deben jugar las autoridades gubernamentales y fiscales para que la expansión de redes 5G se concrete con éxito en Colombia. “Este despliegue de infraestructura sólo será posible mediante las inversiones de los operadores de redes de telecomunicaciones, cuyo retorno exige un diseño institucional adecuado y un marco regulatorio pro-inversión”, explicó.

Respecto al rol que debe asumir el Estado, el directivo indicó que “debe convertirse en promotor de la inversión (pública y privada) para asegurar el fortalecimiento de la conectividad”.

Anuncios