Por Luis Rodríguez Tamayo

@luchovoltio

Una de las principales fuentes de financiación de muchos portales web en el mundo es la publicidad. Sin embargo, algunos utilizan los llamados “pop-up” demasiado intrusivos, es decir información comercial hasta en modo pantalla completa que afectan la lecturabilidad.

Mientras tanto, hay otros portales con videos publicitarios emergentes que se activan en cualquier momento con audio o música y es necesario verlos hasta el final para poder visualizar la información.

Ante este panorama, Google se unió a la Coalition for Better Ads, de la cual hacen parte varias empresas en Estados Unidos que trabajan en una serie de reglas para adoptar políticas que permitan generar una publicidad online de manera responsable.

Facebook, IAB, News Corp (propietaria de Fox) o Reuters hacen parte de este acuerdo que incorporará en el navegador Chrome la herramienta de bloqueo, lo que implica que el usuario no tendrá que descargar programas o aplicaciones externas para evitar la publicidad intrusiva.

Esta nueva política se pondrá en marcha en 2018, pero Google inició su proceso de divulgación para que los anunciantes que utilizan este tipo de publicidad “agresiva” adopten las acciones pertinentes que permitan seguir siendo protagonistas en las principales páginas web con  un alto nivel de tráfico de visitas.

Si bien es cierto es una buena iniciativa, algunos expertos en marketing consideran que podría afectarse la inversión en publicidad digital, pues el objetivo de los anunciantes es impactar con su información comercial a sus potenciales clientes en los diferentes nichos de mercado que tienen identificados.

El tema es complejo porque aquellas agencias de publicidad que pautan en los portales web obviamente pagan grandes cantidades de dinero para que sus clientes tengan una mayor recordación de sus productos y esto se logra en muchas ocasiones condicionando al cibernauta que escuche o visualice un comercial.

La puesta en marcha de bloqueadores de “pop-up” ha provocado que algunos portales informativos para permitir el acceso a la información obliguen a los usuarios a desactivarlos. Esto implica que permiten la lectura de sus noticias de manera gratuita, pero siempre y cuando vean la publicidad o consuman la información comercial.

La discusión está en un punto importante por el gran esfuerzo de los portales para mantener informados a sus lectores, pero la estrategia de Google podría tener un trasfondo para que no exista la suficiente autonomía en la emisión de la publicidad digital y el tráfico de la misma en la web sea condicionada. Más de tecnología en www.luchovoltio.com

Anuncios