No cabe duda de que el Internet se ha transformado en una herramienta fundamental, ya sea si trabaja en una oficina o desde sus casas.

Sin embargo, todos esos datos que son utilizados y compartidos a través de distintas plataformas, redes sociales o aplicaciones, podrían ser aprovechados por los ciberdelincuentes para perpetrar ataques en línea u ocasionar graves daños, sobre todo en aquellos dispositivos que no están protegidos correctamente.

 Hoy en día, las mujeres están más presentes que nunca en las redes sociales, con 22% de ellas presentes en Twitter, y 76% en Facebook. Adicionalmente, las mujeres envían más mensajes de texto y realizan más compras en línea que su contraparte masculina.

 “Al ser un instrumento de uso masivo, Internet expone a las mamás y a los usuarios en general, a diversos peligros que muchas veces no consideran. En ese sentido, no sólo está la posibilidad del robo de contraseñas, identidad o dinero, sino también de infectar severamente las computadoras, smartphones, tabletas u otros dispositivos”, asegura Daniela Alvarez de Lugo, Gerente, Territorio Andino, Kaspersky Lab.

 En este contexto Kaspersky Lab ofrece siete consejos que ayudarán a todos a aumentar la seguridad en línea y adoptar buenos hábitos al navegar, a fin de proteger la información sensible que usan y comparten en Internet:

1.       Nunca hagas clic en enlaces incluidos en correos electrónicos sospechosos, mensajes en sitios webs o banners en sitios no conocidos. Cuando tengas que visitar un banco en línea o una tienda minorista, ingresa manualmente la URL en lugar de hacer clic en un enlace.

2.       Ojo con las compras, rebajas y ofertas: Es común que los cibercriminales aprovechen temporadas de ventas especiales o marcas de moda para presentar ofertas falsas demasiado buenas para ser verdad y a través de ellas cometer phishing o fraudes. Siempre cerciórate de que sea una oferta auténtica antes de ingresar tus datos o realizar la compra.

3.       Si realizas pagos en línea, hazlo a través de una conexión segura. No realices compras en línea ni transacciones bancarias mientras estés conectada a una red Wi-Fi pública. Hazlo sólo desde una Red Privada Virtual (VPN), ya que toda la información que envíes en esta red estará protegida.

4.       No aceptes invitaciones de extraños en las redes sociales o hagas clic en enlaces, videos o imágenes sensacionalistas que circulan en estas plataformas. Si bien, las redes sociales nos permiten estar en contacto con todos nuestros conocidos, amigos y familiares, éstas también pueden ponernos en situaciones vulnerables si no somos precavidos al momento de publicar información privada.

5.       Controla el acceso a Internet de los niños: Es importante estar al tanto de las páginas a las que acceden los niños, no solamente para protegerlos de contenido inapropiado, sino también para evitar que bajen contenido con malware. Es esencial que las madres utilicen una herramienta como Kaspersky Safe Kids, que ayuda a proteger a tus hijos de los peligros y riesgos en línea.

6.       Supervisa cómo se comportan las aplicaciones en tu dispositivo y monitorea solicitudes o permisos de acceso a estas apps. Es especialmente importante hacer esto con smartphones Android.

7.       Utiliza una solución de seguridad robusta para Internet como Kaspersky Total Security multidispositivos para Android, iPhone, iPad, Mac y PC, que además de la serie completa de tecnologías de protección incluye la tecnología Safe Money que protege tus datos durante transacciones bancarias o sesiones de pagos electrónicos.

Anuncios