Por Luis Rodríguez Tamayo

Sin lugar a dudas la Reforma tributaria que hace trámite en el Congreso de la República es el reflejo de la ineficacia del gobierno que no ha podido con la evasión y la corrupción.

Mientras miles de millones se pierden por este fenómeno, el 2017 nos recibirá con un incremento del IVA del orden del 19% para bienes y servicios. Pocos sectores se salvaron, pero el mundo digital fue impactado con estas nuevas medidas.

Celulares, tabletas, computadores, la industria del software, desarrolladores de App y empresas dedicadas a ofrecer hostings recibirán el golpe tributario.

El gobierno y los congresistas no terminan de entender que el uso de celulares de gama media y alta no es un lujo. Simplemente algunas aplicaciones sólo funcionan correctamente en aquellos equipos con procesadores y una configuración especial. Igual pasa con las tabletas, pues las que no tendrán del IVA carecen de un buen rendimiento.

Nuestros congresistas deberían comprender que cada vez que sale al mercado una nueva aplicación, la misma requiere de un mejor soporte para su correcta operación.

Cuando recibimos en nuestros celulares o computadores las actualizaciones de los sistemas operativos o de algunas aplicaciones implica que ocupen más memoria. Adicionalmente las mismas afectan el procesamiento de datos y por eso el uso de equipos de gama media y alta tiene una mayor demanda en el mercado. Pero si el IVA sube al 19% y se cobran impuestos adicionales se impide al ciudadano del común que acceda a la tecnología.

Los nuevos impuestos si bien es cierto van a llegar las arcas del gobierno y de paso aumentarán las posibilidades de mayor corrupción terminarán por afectar a la población colombiana.

Contrario a las políticas de la masificación del internet y el uso de las nuevas tecnologías por parte del Mintic, aplicar mayores impuestos puede cortar esa senda de crecimiento que ha tenido el país en materia digital.

Es necesario que el gobierno tome medidas para controlar la evasión y la corrupción, pues como van las finanzas públicas en concepto de expertos en dos o tres años se aplicaría una nueva reforma tributaria en el país.

No somos una economía de gran escala, ni Australia, ni Noruega, ni mucho menos Estados Unidos. Es necesario que el gobierno baje la carga tributaria y logre que los impuestos sean pagados por quienes realmente tienen millonarias utilidades y no impacten al ciudadano del común que necesita de un buen celular para comunicarse.

lrodriguezt@hotmail.com

@luchovoltio

PD: Esta columna fue publicada el 26 de diciembre de 2016 en el Diario La Libertad de Barranquilla http://lalibertad.com.co/dia/2016dic26/co1.html

Anuncios