Por Luis Rodríguez Tamayo

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Demografía y Salud de 2010, en Colombia había cerca de 3 millones de personas en condición de discapacidad. Con baja visión o ceguera 1,2 millones de personas; 500 mil sordos y 340 mil tenían discapacidad cognitiva.

Estas cifras en crecimiento han demandado la implementación de estrategias de inclusión, principalmente por parte de las entidades del orden oficial, aunque es significativo el esfuerzo de fundaciones y organizaciones no gubernamentales en esta tarea.

En Colombia, se implementó por ejemplo el proyecto Convertic, que es un servicio de descarga gratuita de software y ciclos de alfabetización para personas con discapacidad visual, que le permite ciegos y con baja visión utilizar computadores, navegar por Internet y consultar contenidos digitales accesibles. Así, fortalecen y potencializan sus habilidades para desarrollar proyectos y mejorar su calidad de vida.

Nuestro país es el primero en el mundo en ofrecer la descarga gratuita de las licencias Jaws y Magic para la población con discapacidad visual, a través de www.convertic.gov.co. A la fecha se registran más de 227 mil licencias a nivel nacional.

Jaws es un software lector de pantalla para personas ciegas que les posibilita usar los computadores; mientras que Magic es una herramienta que agranda hasta 16 veces las imágenes en pantalla, para que personas con baja visión accedan con comodidad a estos contenidos.

Para el caso de las personas con discapacidad auditiva, se puso en marcha el llamado Centro de Relevo. Esta plataforma de comunicación se puede utilizar desde teléfonos móviles, computadores y tabletas con la ayuda de intérpretes en lengua de señas.

El usuario sordo debe tener una cámara web en su dispositivo y acceder al link www.centroderelevo.gov.co o la aplicación móvil Centro de Relevo live Connect, disponible para dispositivos iOS y Android.

El avance es importante, pero es necesario implementar más políticas dirigidas a la población con discapacidad. En Barranquilla se hacen esfuerzos, pues se adelanta precisamente un censo de esta población en diferentes sectores de la capital del Atlántico y trazar nuevas estrategias de apoyo.

En Medellín por su parte se han implementado los llamados telecentros con innovadoras tecnologías con aplicativos de apoyo a personas con problemas visuales, software para comunicación de personas con dificultades del habla, programas especializados para personas con problemas motrices como  el manejo del computador con la cabeza o cualquier otra parte de cuerpo, teclados para personas con baja visión y aplicativos de respaldo para personas con necesidades educativas especiales.

Para el caso de los dispositivos hay muchas app que son de gran ayuda y gratuitas, principalmente para personas sordas y con baja visión. Ahora el reto es masificar este tipo de aplicaciones y que los gobiernos hagan un mayor esfuerzo para que las personas con discapacidad no sigan escondidas en sus casas, sino con la ayuda de la tecnología puedan sentirse capaces de integrarse a la sociedad que los rodea.

lrodriguezt@hotmail.com

@luchovoltio

Anuncios