Por Luis Rodríguez Tamayo

Un reciente informe del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, MinTic, revela que las suscripciones a internet alcanzaron la cifra de 14,4 millones en Colombia.

 

Esta cifra incluye las conexiones de internet  fija y móvil. Al comparar el segundo trimestre de 2015 con el mismo período de 2016, el crecimiento fue del orden del 21,8%.

 Esta senda de crecimiento refleja la constante demanda de los colombianos a conectarse al mundo para asuntos de índole laboral, comercial o personal.

 Los estudios realizados por el MinTic arrojan que el internet móvil presenta una mayor dinámica, pues creció la demanda de este servicio en un 33,5% y representa el 60% del total de las conexiones a internet en el país.

 Destacan los expertos que el 96,6% de las conexiones a internet en Colombia son de banda ancha, es decir, que casi la mayoría quiere contar con una buena conectividad para sus negocios o actividades al interior de sus casas.

 Contrario a lo que podría pensarse, el acceso al internet es integral, pues hoy día los proveedores de estos servicios también están ampliando coberturas en los estratos 1, 2 y 3, en alianza con el gobierno y las administraciones locales.

 Para el caso de los servicios de cuarta generación, conocidos como 4G ha tenido también un aumento importante, pues en junio de 2015 había 1,9 millones de suscripciones y en junio de 2016 ya había pasado los 3,7 millones.

 En cuanto a la telefonía móvil, ya en Colombia existen 46,2 millones de líneas prepago que hacen parte del 79,82% del mercado y 11,7 millones en pospago, es decir 20,18%.

 Estos datos revelan la poca confianza de los consumidores del servicio de telefonía celular en cuanto a la modalidad del pospago. Esto implica que se requiere extremar los controles a estos planes que siguen generando un alto flujo de reclamos por parte de los clientes de los diferentes operadores de telefonía celular.

 Ante este panorama, el reto es importante, pues si bien es cierto es positiva la cifra de colombianos conectados a internet, aún falta muchísimo por mejorar en cuanto a la calidad del servicio.

 Las quejas por la lentitud e interrupciones en el internet están a la orden del día y es allí en donde el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones debe hacer un mayor esfuerzo en materia de control y calidad a los proveedores de estos servicios.

 Antes el internet no ofrecía tantos contenidos, pero hoy día los portales de video han ganado un amplio margen en el mercado. Plataformas como Netflix, Youtube y la proliferación de los televisores inteligentes demandan de un servicio de internet óptimo.

 Si bien es cierto hay que trabajar en ampliar las coberturas, paralelamente también se requiere de una legislación clara y contundente para que al cliente se le cumpla a cabalidad con un servicio de internet acorde a lo que le ofrecen en sus contratos.

 Esto implica que una conexión de banda ancha sea realmente confiable y el usuario del común pueda disfrutar realmente del servicio que contrató con el proveedor de internet de su preferencia.

 Para el caso del internet móvil el servicio es aún más deficiente y utilizar las aplicaciones por ejemplo de video llamadas es casi que imposible en un celular.

 PD: Esta columna fue publicada por el Diario La Libertad el 17 de octubre de 2016 http://lalibertad.com.co/dia/2016oct17/co1.html

lrodriguezt@hotmail.com

@luchovoltio

Anuncios