Luego de más de 10 años, la sede Laureano Gómez, de la Institución Educativa La Libertad, en Bitaco, corregimiento perteneciente a la Cumbre (Valle del Cauca), recibió nuevamente ‘una buena mano de pintura’ en todas sus paredes, ventanas y rejas, mientras que en sus zonas verdes fueron sembradas plantas ornamentales.

Hasta esa zona rural, a 1.000 metros sobre el nivel del mar, en plena cordillera Occidental, llegaron desde Cali y Palmira cerca de 120 colaboradores pertenecientes a las empresas Epsa y Cementos Argos, quienes a través de un voluntariado dedicaron con sus familias un día de descanso para realizar con su mejor energía labores de pintura y ornamentación  en una escuela a la que asisten 123 niños desde cero hasta quinto de primaria, en su mayoría hijos de campesinos.

“Este es el tercer voluntariado que realizan las empresas que pertenecen al Grupo Argos a través de los cuales unimos nuestros esfuerzos por un propósito común e intervenimos instituciones educativas o realizamos siembras con lo cual contribuimos, por un lado, a que los niños tengan ambientes dignos para estudiar y, de otra parte, conservar las cuencas hidrográficas”, afirmó Luz María Gallo, directora de la Fundación Epsa.

Por su parte, Giovanna Rodríguez, líder de Desarrollo Sostenible Zona Suroccidente de Argos aseguró que “Nos unimos en esta oportunidad los voluntariados de las dos empresas para contribuir al bien común de una comunidad, los colaboradores están participando y aportando de esta manera a la calidad educativa de los niños de la zona.”

PD: Información suministrada por el equipo de Prensa de la empresa EPSA del grupo CELSIA

 

Anuncios