Por Luis Rodríguez Tamayo

 Quizás al momento de la publicación de esta columna no sean 8 millones de descargas, sino 10 o 12 millones. El juego Pokémon Go se ha convertido en un fenómeno mundial.

 Esta aplicación comenzó su éxito el pasado 6 julio cuando fue lanzada por parte de la multinacional Nintendo en Australia, le siguió Nueva Zelanda, Estados Unidos y ya llegó a España.

 Ha sido tal la penetración de este juego, que a pesar de no estar disponible en la App Store ni en Google Play en todo el mundo, muchos están acudiendo a ciertos atajos para disfrutar del Pokémon Go.

 La alternativa para acceder a la aplicación en países en donde no está oficialmente disponible es instalar una versión APK, lo cual requiere desactivar la restricción que tienen los celulares para descargar programas o juegos en plataformas no autorizadas. Esto implica que se pueden dañar los celulares, experimentar interrupciones no deseadas en la aplicación o hasta ser víctimas del robo de información.

 Para el caso de los iPhone, los usuarios cambian el país de la tienda de aplicaciones, pero deben contar con un iPhone 5 como mínimo con iOs 8 o superior para descargar el juego.

El furor de Pokémon Go ha sido tal que es más utilizado que aplicaciones como WhatsApp, Instagram, Snapchat, Messenger, Twitter, Pandora, Netflix, Hangouts y Spotify.

 Igualmente este juego está instalado en más dispositivos que Candy Crush, LikedIn, Lyft, Clash of Clans, ESPN y Viber.

 En días pasados en el Central Park en pleno corazón de Manhattan cientos de personas corriendo se “peleaban” entre unos y otros para atrapar a un Vaporeon, un Pokémon de tipo agua.

 Pero realmente de qué se trata este juego que está ocasionando violaciones a la privacidad y hasta accidentes de tránsito.

 El Pokémon Go, es un juego de realidad aumentada que consiste en coleccionar las criaturas de Nintendo, escondidas en los lugares más recónditos. En iglesias, cementerios, parques, hospitales, sedes de Policía, centros comerciales y en un centenar de sitios.

 Esta aplicación cuando es descargada al celular, en el mismo aparece un mapa GPS de Google Maps en el que el usuario podrá ver las calles en las que está caminando. Cuando el celular vibra es necesario habilitar la cámara trasera, enfocar alrededor y buscar el Pokémon listo para ser cazado. Para atraparlos se usa la pantalla del smartphone y así poder lanzar una pokeball.

 El objetivo del juego es conseguir el mayor número de Pokémon hasta completar una colección para futuras batallas.

 Para medir la magnitud del éxito de este juego, las acciones del grupo japonés de videojuegos Nintendo se han revalorizado en un 93,2%. Además la capitalización del mercado de la compañía alcanzaba los 3,93 billones de yenes, convirtiéndola en una de las 20 mayores empresas de Japón.

 Articulo publicado en el Diario La Libertad el lunes 18 de julio de 2016. http://lalibertad.com.co/dia/2016jul18/co1.html

lrodriguezta@gmail.com

 

Anuncios